martes, 1 de junio de 2010

Uso profesional del iPad (I)


Hace una semana que recibí mi iPad, dos días antes de la entrega oficial. Antes de comenzar a hacer valoraciones sobre su uso, si me gustaría mencionar la calidad del servicio de entrega de Apple. Llegó el iPad, con una llamada previa del transportista para asegurar la entrega, pero no la carpeta protectora que había solicitado. Así, que llame al servicio de atención al cliente y, con una seguridad absoluta, confirmaba que la carpeta llegaría a más tardar el día 28. No tuve que esperar más que cuatro horas para que, de nuevo, el transportista completara la entrega.
El iPad responde totalmente a mis expectativas de herramienta familiar, empieza a ser un bien codiciado por mi hija y un aparato útil para toda la familia. La niña de cinco años explicó a los abuelos como ver las fotos que habíamos instalado. Los abuelos encantados de poder ver, al fin, esas cientos de fotos que vivían en el ordenador.
Tampoco voy a entrar a hacer valoraciones sobre las funcionalidades genéricas del iPad, me remito al blog de José Elías que hace un análisis estupendo sobre ello.
Con la compra del iPad, la mayor de mis incógnitas se planteaba si el aparato iba a ser útil desde el punto de vista profesional o, si acaso, solo sería una herramienta exclusivamente familiar.
Así que lo primero que hice es cargar keynotes (el PowerPoint de Apple), Pages (el Word), Numbers (excel) y varios de los Apps que ya tenía en el iPhone. Empecé a trabajar con el iPad, introduciéndome en las aplicaciones de texto y presentaciones de Appel y en su manejo con el dedo. Comencé a importar documentos que tenía en ordenador, para ello, hay que abrir iTunes e ir a al icono de tu iPad, una vez allí y, en la pestaña de aplicaciones, puedes seleccionar los documentos que quieres sincronizar con tu iPad. También, te los puedes remitir a través del correo electrónico. Si quieres compartir los documentos creados desde el iPad, se puede hacer a través de iWork.com, enviar a través de mail o exportar a la herramienta de comunicación con tu ordenador. Se permite guardar en formato appel, PDF o formato office. Esto facilita el poder ver el documento en el pc o en el mac. Pero si trabajas con office verás que al convertirlo a word pierde algunas características (lo mismo sucede cuando pasas un documento de office a formato appel). Así, que si quieres guardar el documento con toda su apariencia es mejor guardarlo en PDF
Teclear en el teclado virtual en la posición horizontal resulta cómodo, pero hay que entenderlo más para trabajos puntuales. Diseñar un documento o una presentación resulta sencillo. La hoja de cálculo tiene más servicio como un lugar donde recibir y visualizar unos resultados, unos cuadros, resúmenes o cosa similar.
Las imágenes que puedes incorporar a los documentos son las fotos que hayas cargado, no trae imágenes prediseñadas (puedes traspasar las que tengas en el pc). Sin embargo, los gráficos son sencillos y fáciles de manejar.
Asi que para tomar notas de una reunión, retocar documentos preparados anteriormente o creas documentos sencillos, el iPad resulta muy útil. La carpeta protectora se convierte en un atril que facilita el tecleo y la visualización. El iPad pesa unos 600 gramos, se transporta fácilmente, la pantalla es lo suficientemente grande para visualizar correctamente los documentos.
Apps que completan el poder llevarnos unos expedientes en el iPad son el File Wiewer o el GoodReader. Los documentos se pueden llevar en diferentes formatos: PDF, Word, ppt, pps, Excel. En el caso del FileWiewer te los puede pasar por una conexión web, el app te da una dirección donde cuelgas tus documentos e inmediatamente los tienes en el iPad. También puedes bajar documentos desde una web navegando en Internet desde el app. Este es un app de lectura, incluso tiene utilidades de movimiento del texto.
Con GoodReader, desde la pestaña de aplicaciones de iTunes, podemos sincronizar archivos de texto, hojas de cálculo, presentaciones, pdf´s, videos y fotos, que podrá abrirlos con las correspondientes aplicaciones que tengamos en el iPad de texto, de video, etc…
Si se ha adquirido el cable correspondiente, se puede proyectar directamente lo que hagas en el iPad a terceros.
Una de las herramientas que se echa en falta en el iPad es la cámara. Aunque no es su tamaño propicio para hacer turismo, hay profesiones que necesitan incorporar fotos a sus expedientes, como los arquitectos, o simplemente en la necesidad de escanear un documento (hay apps de iPhone para esto) para añadir a un expediente. De momento, tendrán que valerse del móvil o de la cámara de fotos.

2 comentarios:

  1. Gracias!!! Seguiré atenta a tus comentarios-experiencias con él.

    ResponderEliminar